• Cristina Santiago

Croquetitas de judía mungo



Ingredientes:

(para 2 personas):

→ 3/4 de taza* de judia mungo (soja verde) en crudo

→ 1 cebolla partida

→ 1 zanahoria

→ Un trozo de calabaza

→ 1/2 puerro

→ 1 diente de ajo

→ 2 hojitas de laurel

→ 1 pellizco de sal marina

→ Pimienta negra molida

→ Harina de trigo integral

→ 2 C* AOVE

→ 1 vaso* de leche de avena sin gluten

→ Harina de trigo sarraceno

Preparación:

1. Se pone en remojo la soja verde toda la noche. A la mañana siguiente se desecha el agua de cocción y se añade agua limpia.

2. Se pone la soja a hervir a fuego medio junto con el resto de ingredientes (40

minutos), a excepción de la harina, el aceite y la leche (las verduras las hemos de

pelar y partir en trozos pequeños).

3. Una vez cocido, se escurre todo muy bien en el colador.

4. En una sartén ponemos a fuego medio- bajo el aceite de oliva virgen extra. Cuando

el aceite esté caliente echamos dos cucharadas

de harina. Hay que remover y mezclar

la harina con el aceite. Cuando la harina haya espesado, añadimos la leche vegetal.

Vamos dando vueltas a la bechamel, para que se mezcle y espese bien todo. Cuando

la bechamel esté espesa, añadimos la soja y las verduras que hemos cocinado, y

vamos dándole vueltas y triturando todo con la ayuda de un tenedor, hasta que quede

bien espeso.

5. Lo retiramos de la sartén, lo dejamos enfriar para que espese más aun y con una

cucharada sopera cogemos una cucharada de masa colmada y la ponemos en un plato

que tiene harina de trigo sarraceno. Lo rebozamos en la harina, lo mezclamos con

ella, cogemos la masa y le damos forma de croqueta.

6. Las freímos (con el aceite caliente, procura no echar mucho aceite) a fuego fuerte y

cuando las retiremos del fuego, las ponemos en un plato con papel de cocina para que

absorba el exceso de aceite.

Este delicoso plato nos aporta:

→ Aminoácidos esenciales, necesarios para la formación de los tejidos, síntesis de

anticuerpos (defensas contra las infecciones) y la producción de energía.

→ Provitamina A, que en el intestino se transforma en vitamina A. Esta vitamina es

antioxidante, interviene en el proceso de la visión, en el desarrollo óseo y dentario y

en el mantenimiento de la piel y del corazón en buen estado.

→ Vitaminas B1 y B2. Intervienen en la producción de energía y en la estabilidad del

sistema nervioso.

→ Vitamina B6, que nos ayuda a la asimilación de aminoácidos, a la producción de

energía y a la formación de sangre.

→ Vitamina B9, que interviene en la producción de hemoglobina sanguínea y evita

malformaciones fetales.

→ Calcio.

→ Hierro, que evita la anemia.

→ Magnesio, necesario para la producción de energía.

→ Fibra, que estimula el tránsito intestinal y ayuda a reducir los niveles de colesterol.

→ Isoflavonas. Son un tipo de fitoestrógenos (hormonas femeninas de origen

vegetal) que favorecen la mineralización ósea, protegen contra la arteriosclerosis, el

cáncer, contribuyen a la regulación hormonal y a la reducción del nivel de colesterol.

→ Quercitina. Es un flavonoide (colorante natural de los vegetales) que favorece el

buen estado del sistema cardiovascular.

Por todo ello, es aconsejable para la salud del corazón, en caso de anemia,

osteoporosis, estreñimiento, para deportistas, mujeres embarazadas

y menopáusicas y para la estabilidad del sistema nervioso.

#recetas #croquetas #sojaverde

0 vistas

© Copyright Cristina Santiago Nutricionista. All Rights Reserved. ®

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon