• Cristina Santiago

Dieta de la piña, peligrosa forma de perder peso



El otoño y la primavera son fechas en las que muchos se acomplejan de los kilos de más cogidos a lo largo de las vacaciones estivales y las Navidades. Se ponen como locos a probar todo tipo de dietas, como la Dukan -de la que hablaremos en otro post- o la basada en un alimento concreto - que normalmente suele ser fruta-. Pero ninguna les funciona en el largo plazo. ¿Por qué? En el post de hoy vamos a explicarlo, centrándonos en la famosa dieta de la piña. Aunque la disminución de peso muchas veces es rápida, ya que se pueden perder hasta 2-3 kilos en 5 días, no es saludable. Esto se debe a que la dieta de la piña, al igual que el resto de monodietas, está basada en un único alimento, por lo que se excluyen muchos otros, lo cual puede acarrear, en el largo plazo, déficits nutricionales: proteínas, ácidos grasos esenciales, vitaminas A, B y E, hierro, zinc, calcio y otros oligoelementos, como el cromo o el boro. Actualmente, se calcula que en los países desarrollados el 30% de la población tiene déficit de micronutrientes. ¿EN QUÉ CONSISTE LA POPULAR DIETA DE LA PIÑA? Cuando se adopta esta clase de régimen alimenticio, este alimento es el que más se ingiere a lo largo del día, de ahí su nombre. Se comen otros grupos de alimentos, como el pan, la carne, el pescado o las verduras, pero es una dieta desequilibrada, tanto en calidad como en cantidad, ya que es muy poco variada y no sobrepasa las 1000 cal al día.

Veamos un ejemplo: -Desayuno: tostada de pan integral acompañada de dos rodajas de piña. -Tentempié de media mañana: zumo de piña natural. -Comida: 200 gramos de pechuga de pavo o 200 gramos de atún y de postre 2-3 rodajas de piña natural. -Merienda: 2 rodajas de piña con un yogurt. -Cena: ensalada o crema de verduras y 2-3 rodajas de piña. A la ensalada se le puede agregar proteína animal, como pollo, atún o pescado blanco. Como observará el lector, es una dieta muy aburrida y poco atractiva, con baja versatilidad culinaria, que incluso cuesta llevar a la práctica un solo día… CONSECUENCIAS PARA LA SALUD DE LA DIETA DE LA PIÑA El primer punto, ya comentado anteriormente, se puede manifestar en carencias de un amplio espectro de nutrientes. Si la dieta se sigue solo un día, en este aspecto, no hay problema, pero si se hace de 5 días en adelante y con frecuencia, los requerimientos nutricionales se verán afectados. Ansiedad por la comida: la poca variedad y preparación de los alimentos y la escasa cantidad de los mismos pueden llevar a tener ansiedad por la comida, con los negativos efectos que ello conlleva, como el efecto rebote, por lo que a la larga acabamos cogiendo kilos de más. Esto, en el largo plazo, a su vez, puede ocasionar una mala relación con la comida, como períodos intermitentes de anorexia-bulimia. Flacidez, bien ocasionada por la pérdida de masa muscular, como consecuencia de una pobre ingesta de proteínas, o bien provocada por el efecto yo-yó. Aversión por la piña.

Trastornos psíquicos, ya que rompe el ritmo alimentario normal de manera radical. Diarrea, gases… Son síntomas que pueden aparecer cuando se consume la fruta junto a otros alimentos o de postre, porque esta, al digerirse más rápido, fermenta. La evidencia científica no contempla este aspecto por lo que no se puede probar pero personalmente en consulta he comprobado como el 100% de las personas que hacían malas combinaciones les han desaparecido estos problemas solo con aplicar la teoría de la combinación de alimentos. LA CLAVE: LA REEDUCACIÓN NUTRICIONAL Lo más importante es aprender a comer saludablemente porque de esta manera el peso se equilibrará de manera natural y la salud también mejorará muy notablemente. Es decir, el perder o regular el peso es consecuencia de comer de manera equilibrada y sana. Basa tu alimentación, con ayuda de un profesional, en frutas y verduras, granos enteros, legumbres, frutos secos crudos y aceites vírgenes y, si lo deseas, también puedes incluir en tu dieta superfoods, como la maca, las bayas goji o la lúcuma, que constituyen una buena dosis de nutrientes para tu día a día. Procura que estos alimentos sean de cultivo ecológico, ya que contienen más nutrientes y no tienen residuos de pesticidas. A través de la reeducación nutricional, te olvidarás para siempre de dietas, básculas y de contar calorías, porque lo que aprenderás es a llevar un estilo de vida saludable y equilibrado, y no “estarás a dieta”. Ahí, es donde radica toda la diferencia.

Si quieres perder esos kilos de más, o equilibrar tu dieta y quieres que trabajemos juntas te recomiedo que leas mi Plan VEG & SANO detenidamente AQUÍ >> Bibliografía de referencia: 1.- Moreno Esteban B., Cáncer Minchot E., Lajo Morales T. Dietas milagro en el tratamiento de la obesidad. Nutrición y Obesidad. Ed. Doyma; 1999, 2:65-72. 2.- Coronas R., Forga M., Leyes P. Dietas de muy bajo contenido calórico o VLCD. Nutrición y Obesidad. Ed. Doyma; 3(6)/2000: 300-305. 3.-La experiencia de más de 8.500 personas. Adelgazar, ¿Cuál es el secreto? Informe OCU- Salud nº37 Agosto-Septiembre de 2001. 4.- http://www.who.int/nutrition/topics/ida/en/


#artículos #dietamilagro

0 vistas

© Copyright Cristina Santiago Nutricionista. All Rights Reserved. ®

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon