© Copyright Cristina Santiago Nutricionista. All Rights Reserved. ®

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Cristina Santiago

Dieta Dukan, otra "dieta milagro" no exenta de riesgos



Si estás cansada de ponerte a régimen, la dieta Dukan no es para ti. En realidad, a pesar de su éxito por la gran cantidad de personas que la han puesto en práctica, no es recomendable para nadie, algo puesto de manifiesto por numerosas asociaciones científicas. Está llena de riesgos y peligros para la salud. Pero, antes de adentrarnos en estos, comencemos explicando en qué se basa el método Dukan, que consta de 4 fases:

  1. Ataque: consiste en una alimentación a base exclusivamente de alimentos ricos en proteínas y pobres en carbohidratos y en grasas (canes y pescados magros, marisco, huevos y lácteos desnatados). Esta fase dura entre 3-7 días. Está permitido el uso de agua y salvado de avena, que en esta fase es la única fuente de fibra de la dieta. El uso de aceite está muy restringido.

  2. Crucero: se introducen verduras y se alternan días de proteínas puras y días de proteínas y verduras.

  3. Consolidación: se incorporan otros grupos de alimentos: frutas, amiláceos (pan, patatas, boniatos, arroz...), se permite usar más grasa... Pero todo con moderación y en la que un día a la semana continúa siendo de proteínas puras, para mantenerse en el peso justo. Esta fase dura 10 días por cada kilo perdido.

  4. Estabilización: en la que se dedica un día exclusivamente a la ingesta de proteínas para seguir el resto de la semana una dieta equilibrada. Según asegura la página oficial del método Dukan, esta fase se basa en 3 medidas sencillas que tendrán que aplicarse de por vida para no recuperar el peso perdido:

• 3 cucharadas diarias de salvado de avena • Andar 20 minutos cada día y olvidarte de los ascensores

• Mantener un día de proteínas puras.

Pero, ¿realmente funciona?

Esta es una pregunta que tiene 2 caras. Perder peso, se pierde, pero también salud. Efectivamente, al restringir los hidratos de carbono y las grasas, el cuerpo comienza a quemar la grasa acumulada y cuando esta reserva se termina, el cuerpo comienza a utilizar las proteínas como combustible, lo que conllevaría pérdida de masa muscular. Pero esto es solo el principio.

Riesgos asociados a este programa:

  • Déficit de nutrientes, por la restricción de muchos grupos de alimentos. Esto puede acarrear bajos niveles de vitaminas y minerales y, como consecuencia, cansancio, ansiedad, irritabilidad y estrés.

  • La fatiga, el estrés y la irritabilidad descritos anteriormente se potencian por el fenómeno de cetosis que se produce al poner en práctica esta dieta. Es decir, al aportar baja cantidad de hidratos de carbono y de grasas, el cuerpo usa la grasa como fuente de energía (cetosis), lo que produce los síntomas descritos anteriormente. La cetosis también afecta al estado de ánimo y al rendimiento intelectual.

  • No tiene base científica, es más, la práctica de dietas hiperproteicas está asociada a problemas renales, hepáticos, estreñimiento, favorecen el desarrollo de gota, cáncer y osteoporosis.

¡No más dietas!

Lo ideal, por tanto, no es ponerse a dieta y hacer grandes restricciones alimentarias, porque eso siempre tiene efecto rebote, es decir, se recuperan los kilos perdidos y el prohibir ciertos alimentos genera ansiedad. ¿La clave? Llevar UN ESTILO DE VIDA basado en alimentos de origen vegetal, procesados lo menos posible y que procedan de cultivo ecológico. De esta forma ingeriremos comida cargada de imprescindibles vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra, y el resto de nutrientes que el organismo necesita. Sin pasar hambre, disfrutando de deliciosos y equilibrados platos y sin contar calorías.

Si quieres aprender más sobre la adecuada alimentación de tu hijo/a o la tuya, tienes alguna patología que quieras mejorar o quieres equilibrar tu alimentación y que trabajemos juntas, te recomiedo que leas mi Plan VEG & SANO detenidamente AQUÍ >>

#artículos #dieetadukan #dietasmilagro

5 vistas