• Cristina Santiago

Cacao, alimento de los dioses



El cacao era un alimento sumamente preciado por los mayas y por los aztecas. De hecho, es el fruto de un árbol del Amazonas, Teobroma, que significa alimento de los dioses. Su gran valor nutricional explica, en buena medida, el porqué ostentaba tanta estima por las culturas precolombinas, en las cuales estaba reservado a las clases más altas de la sociedad. Así, destaca por su aporte de…

  • Proteínas, necesarias para la formación de tejidos celulares, síntesis de anticuerpos (defensas contra las infecciones) y la producción de energía.

  • Grasas. La mayor parte son saturadas, pero estas, como las del demonizado aceite de coco, no son nocivas para la salud cardiovascular. La mayor parte de sus grasas saturadas están formadas por el ácido esteárico, cuyo exceso se transforma en ácido oleico (grasa monoinsaturada y cardiosaludable, como las del aceite de oliva). Por ello, no eleva los niveles de colesterol.

Minerales:

  • Potasio, necesario para el mantenimiento del equilibrio ácido- base y la secreción de insulina por el páncreas. A igualdad de peso, contiene casi 4 veces más que los plátanos.

  • Magnesio. Es un mineral que actúa como activador de numerosas coenzimas. Forma parte de huesos y dientes, participa en la síntesis de proteínas, interviene en la transmisión del impulso nervioso y en la relajación muscular. Su deficiencia puede causar debilidad, fallos el el crecimiento e irritabilidad.

  • Manganeso. Oligoelemento que ayuda a la fijación de calcio en el hueso y que favorece la salud reproductiva, al estar implicado en la producción de óvulos y espermatozoides.

  • Zinc, clave para la salud del pelo, piel y uñas. También es importante para un adecuado funcionamiento del sistema reproductor.

  • Cobre, oligoelemento que favorece la asimilación de hierro. Dos cucharadas de cacao cubren el 50% de los requerimientos de este nutriente en un adulto.

  • Hierro, que evita la anemia y cuya carencia favorece la depresión. Posee 5 veces más que las espinacas y el doble que las lentejas.

  • Flavonoides, antioxidantes beneficiosos para la salud cardiovascular.

  • Teobromina y anandamida, sustancia que produce sensación de bienestar y placer.

  • Feniletilamina. Este compuesto eleva el estado de ánimo. Existe controversia a cerca de si es el responsable de la supuesta adicción que genera el consumo de chocolate.

Como bien es sabido, el cacao es el rey de los dulces y la repostería: aunque su sabor es amargo, cuando se junta con un endulzante natural el resultado es casi inigualable. También podemos utilizarlo para preparar suculentos smoothies con leches vegetales o frutas. Una combinación muy energetizante y nutritiva es: leche vegetal, cacao, maca, lúcuma, levadura nutricional y azúcar de coco, o bien podemos sustituir la leche vegetal por unos plátanos y agua. Ambas opciones están buenísimas. Para maximizar los beneficios anteriormente descritos del cacao, este ha de ser puro, crudo, ecológico y sin azúcar blanco, que solo aporta calorías vacías a la dieta. Por tanto, es muy importante leer el etiquetado para adquirir el cacao (o cualquier otro alimento) de la mejor calidad, es decir, el que más beneficios nos va a reportar.

Si quieres aprender recetas saludables, equilibrar tu dieta, perder peso o que trabajemos juntas para mejorar tus patologías, te invito a que eches un vistazo al Plan de 90 días VEG & SANO para tí. Toda la información AQUÍ >>

#artículos #Cacao

8 vistas

© Copyright Cristina Santiago Nutricionista. All Rights Reserved. ®

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon