• Cristina Santiago

KOMBUCHA, KIMCHI Y CHUCRUT: PROBIÓTICOS PARA POTENCIAR TU SALUD



Durante mucho tiempo los intestinos no han ocupado el lugar que se merecen, pero cada vez están más reconocidos y acaparan más atención en el ámbito científico. Y principalmente el interés por este órgano se debe a las bacterias que albergan: nuestro cuerpo cuenta con muchísimas, bastantes más que células humanas -este trabajo indica que tenemos 39 billones de bacterias en nuestro organismo, la mayor parte en el colon del intestino grueso, frente a los 30 billones de células humanas-.

Las bacterias “buenas” que albergan nuestros intestinos se las ha asociado con una amplia gama de efectos benéficos para nuestra salud: mejorar la digestión, la inmunidad y la pérdida de peso, y también se las asocia con tener efectos positivos frente al cáncer, el colesterol y la diabetes, entre otros (1, 2, 3).

¿Y cómo podemos tener una colonia abundante de bacterias benéficas? Comiendo sano (frutas, verduras, hortalizas -sobre todo crudas-, germinados, frutos secos crudos y semillas oleaginosas, cereales integrales, legumbres), haciendo deporte, bebiendo agua filtrada y evitando superfluos (azúcar y harinas refinadas, alimentos muy procesados con aditivos químicos…), alcohol y drogas, fármacos y antibióticos en la medida de lo posible y tomando probióticos, que es lo que vamos explicar en este artículo.

Pero antes que nada, ¿qué es un probiótico? los alimentos probióticos son alimentos con “microorganismos vivos -bacterias o levaduras- iguales a los que habitan en nuestro tracto intestinal que, ingeridos en cantidades adecuadas, producen efectos beneficiosos para la salud” FAO/OMS/2006

Los probióticos se obtienen mediante un proceso de fermentación llevado a cabo por bacterias y levaduras.

¡¡Importante!! No confundas probióticos con prebióticos. Estos últimos se refieren a un tipo de hidratos de carbono (una “fibra especial”) presentes en algunos alimentos que, pese a que nuestro sistema digestivo no es capaz de digerir, son fermentados en el tracto gastrointestinal y utilizados como alimento por determinadas bacterias intestinales beneficiosas. Es decir, el prebiótico es el alimento del probiótico.

En este artículo vamos a exponer las propiedades saludables de 3 tipos de probióticos:

1. KOMBUCHA

Es un té fermentado gaseoso, ácido, lleno de sabor; elaborado con té negro o verde.

En referencia a los beneficios para la salud, estudios realizados en animales muestran que beber kombucha puede prevenir toxicidad y daño hepático causados por la exposición a químicos nocivos (4, 5, 6)

Estudios realizados con tubos de ensayo señalan que la kombucha podría ayudar a inducir la muerte de células cancerosas y bloquear la expansión de esta clase de células (7, 8).

Así mismo, un estudio realizado en animales puso de manifiesto que la kombucha ayuda a reducir los niveles de azúcar en sangre, triglicéridos y colesterol "malo" o LDL (9).

Aunque la mayor parte de las investigaciones realizadas con la kombucha se limitan a estudios realizados en animales y tubos de ensayo, sus beneficios son prometedores. Sin embargo, se necesitan más estudios para determinar cómo afecta a los humanos.

La kombucha puedes encontrarla en tiendas de alimentación natural y orgánica, así como en herbolarios. También puedes prepararla tú mismo en casa, pero tienes que ser cuidadoso de que no haya sobrefermentación.

Si te gustan las bebidas gaseosas o bien deseas dejar de beber alcohol o reducir su ingesta, la kombucha es una excelente alternativa.

2. KIMCHI

Es una popular guarnición Coreana que está elaborada bien con repollo fermentado u otras verduras fermentadas, como los rabanitos.

Cuenta con una diversidad de beneficios para la salud y puede ser especialmente efectivo para reducir los niveles de colesterol y la resistencia a la insulina.

En un estudio, 21 personas con prediabetes consumieron kimchi fresco o fermentado durante 8 semanas. Cuando finalizó el estudio, aquellos que comieron kimchi fermentado habían reducido la resistencia a la insulina, la presión sanguínea y el peso corporal (10).

En otro estudio, los voluntarios recibieron bien una dieta con una elevada cantidad de kimchi o bien con pequeña cantidad durante 7 días. Los resultados mostraron que las ingestas más altas de este fermento conducían a mayores descensos en el azúcar y colesterol en sangre y en el colesterol LDL (11).

¡Kimchi es muy sencilla de preparar! Y puedes añadirla a todo tipo de platos, pero importante que no la calientes porque eso eliminaría sus microorganismos beneficiosos.

3. CHUCRUT

El chucrut es un popular probiótico: se trata de tiras de col fermentadas por ácido láctico y bacterias. Es bajo en calorías pero contiene mucha fibra y vitaminas C y K (12).

El chucrut también contiene una cantidad notable de luteína y zeaxantina, dos antioxidantes que ayudan a promover la salud ocular y reducen el riesgo de sufrir enfermedades oculares (13).

Un estudio realizado con tubo de ensayo mostró que tratar los células cancerosas del pecho con zumo de col reducía la actividad de ciertas enzimas relacionadas con la formación de cáncer (14).

Sin embargo, la actual evidencia es limitada y más investigaciones son necesarias para poder ser extrapoladas a los seres humanos.

Como en el caso del kimchi, puedes usar el chucrut en cualquier plato que desees, desde una deliciosa ensalada hasta ser la guarnición de un plato de arroz integral con verduras. Pero, eso sí, no lo sometas a cocción porque sino las bacterias beneficiosas que posee mueren.

Espero que te haya sido muy útil el artículo, ¡hasta pronto!

#vegano #rawfood #comidasana #vegan #dietavegana #vegetales #vegetable #chucrut #kéfirdeagua #kimchi #fermentos #intestinosano #probióticos #verduras #col #repollo #alimentaciónsana #bacterias #levaduras #fermentación #relaciónintestinossalud

0 vistas

© Copyright Cristina Santiago Nutricionista. All Rights Reserved. ®

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon